No hay pulpo gallego para tanta demanda. No es un secreto que el pulpo que más se consume es el de los bancos de pesca Canario-Saharianos y no el de las rías gallegas.

Sin embargo, el pulpo gallego es más rico, no necesita aceites fuertes ni pimentón. El pulpo de las Rías Baixas tiene mucho más sabor si cabe, debido a su dieta de campeón: moluscos, mejillones, nécoras, caballa… y debido también a la temperatura del agua. A nivel visual, el pulpo gallego tiene un tono más vivo y un color más brillante que el marroquí, que es más blanquecino.

La última veda de mes y medio en las rías gallegas -entre el 19 de mayo y el 3 de julio- no palió la escasez que llevamos viviendo estos dos últimos años. Cada barco cuenta con un límite de capturas -un tope diario por persona y día de 30 kilos y otros 30 por embarcación tras la veda y 50 para el resto del año- pero este año no hizo prácticamente falta. Durante los meses de julio y agosto, las capturas descendieron un 40% en los puertos gallegos.

Las causas de la escasez de pulpo en nuestras rías gallegas son difíciles de determinar. Sabemos que puede ser un cúmulo de circunstancias: hay muchas hembras que aún están aovadas, cuando lo lógico es que los estén en febrero, marzo y abril;  la temperatura del agua puede no haber ayudado o incluso puede ser que no hayan comido lo suficiente al no haber lluvias ni vientos que muevan el mar… La esperanza para la recuperación de las capturas este año reside en los temporales, que hacen que se remueva el agua y con él los alimentos.

¿Será todo causa del cambio climático? Sea lo que fuere, no hay mal que por bien no venga. Si hay poco pulpo ahora, habrá más marisco después, sobre todo nécoras.

¿Te interesa conocer nuestros trucos para preparar un pulpo? Aprende a cocer un pulpo gallego como en Galicia.