La angula del Miño es un capricho a precio de oro ligado a la tradición. Se captura manualmente en las noches de luna nueva y se cocina como antaño. Vale la pena probarla aunque sólo sea una vez en la vida.

¿Qué son las angulas?

Las angulas son las crías de las anguilas, que viven gran parte de su vida en los ríos de Europa. Son el único alevín de pescado cuya captura está permitida.

Además de un delicioso y muy deseado manjar, las angulas son un pescado azul de gran valor nutricional. Destacan por su contenido en proteínas y en vitaminas A y D que ayudan a proteger el sistema inmunitario.

Su historia está muy ligada a la desembocadura del río Miño en la frontera de Galicia con Portugal. De hecho, es el único lugar en Galicia dónde está permitida su pesca.

¿Cómo se pescan las angulas en el río Miño?

En Galicia capturamos las angulas con la luna nueva, cuando la ausencia de luz hace que suban a la superficie.

En esos ocho días que dura la luna los anguleiros, uno por barca, buscan las zonas más profundas, encienden sus luces para atraer las angulas, tiran sus telas y esperan 4 horas antes de recogerlas. Puedes ver cómo faena un anguleiro en el Miño en este vídeo:

Las angulas capturadas se mantienen vivas en los viveros hasta el momento de su preparación. Una vez cocidas de manera tradicional, son seleccionadas y envasadas al momento para que te lleguen con toda su frescura y calidad.

El extraordinario viaje de las angulas

Al subir el río Miño la angula de cristal se desarrolla en anguila amarilla, fase que dura aproximadamente 4 años para los machos y 7 años para las hembras. Después de este período se vuelve a transformar en anguila reproductora (anguila plateada).

Estas anguilas ya tienen el tamaño y fuerza necesarios para emprender un periplo de 6 meses que las llevará hasta el mar de los Sargazos en el Caribe. Es ahí, a grandes profundidades, dónde las anguilas se aparean, desovan y mueren.

A los pocos días nacen las crías en forma de leptocéfalos que aprovechan las corrientes del Golfo para volver a las costas gallegas, lo que conseguirán al cabo de 2-4 años. Durante el camino se metamorfosean transformándose en angulas de cristal. Las angulas remontarán entonces el río Miño preservando así el ciclo de vida tan peculiar de esta especie.

El sutil sabor de las angulas

Las angulas tienen un sabor muy sutil que las convierte en uno de los manjares más deseados por su textura, resbaladiza y crujiente a la vez, que ofrece una cierta resistencia al morder.  

Las angulas en la cocina

Lo más importante que debes saber es que las angulas se compran ya cocidas, por tanto no tienes que freírlas como se ve escrito en muchas recetas. Sólo tienes que ‘pasarlas’ por aceite muy caliente para aliñarlas pero no para freírlas.

Las angulas del río Miño necesitan muy poco para desarrollar su máximo esplendor, sus mejores aliados son el aceite de oliva virgen extra, el ajo y la guindilla.

La manera tradicional de preparar las angulas es a la cazuela:

Saca las angulas de la nevera media hora antes para que se atemperen. Pon a calentar unas cazuelas de barro.

  1. Sofríe en aceite de oliva virgen extra un ajo cortado en láminas y un trozo de guindilla.
  2. Antes de que se dore el ajo añade las angulas y rehoga a fuego vivo un minuto sin dejar de remover.
  3. Sírvelas en las cazuelas y degústalas al momento.  

¿Cuándo puedo comprar angulas?

La temporada de pesca suele comenzar una semana antes de la luna nueva de octubre y durar hasta una semana después de la luna nueva de marzo del siguiente año, siendo la Navidad la época de mayor consumo.

Todas nuestras angulas frescas Selectas son de lomo negro.

¿Te gustó este contenido? 🥰 Coméntanos