Cocinar carne a la brasa forma parte de nuestra condición humana. Parece fácil pero no lo es. Tanto la preparación de las brasas como la cocción de la carne tiene su intríngulis.

Por eso hemos recopilado los mejores consejos de los expertos para que puedas hacer una buena parrillada de carne:

  1. Calcula una media de unos 350-400g de carne por persona.
  2. Frota la carne con aceite y sazona por el lado que quedará hacia abajo al colocarla en la parrilla. Mantenla a temperatura ambiente 2-3 horas antes de la cocción.
  3. Coloca la parrilla -bien limpia- no muy cerca de las brasas.
  4. Con un trinche, pincha un trozo de cebolla untado en aceite y engrasa la rejilla para evitar que se adhiera la carne.
  5. Elige carbón de encina o leña de calidad (de encina, olivo, roble o naranjo). Si usas carbón tardará unos 20-30 minutos hasta convertirse en unas brasas perfectas para asar la carne. Con la leña deberás comenzar el fuego al menos 45 minutos antes.
  6. Las parrilladas de leña aportan un sabor adicional a la carne que puede gustarte o no. Además, necesitan una alimentación constante. El carbón es más seguro ya que las brasas duran más y la potencia es constante. En nuestra opinión el carbón respeta mejor que la leña el sabor original de la carne.
  7. Coloca el carbón o leña (nueva) en forma de pirámide. Enciende el fuego sin pastillas ni líquidos de encendido.
  8. Para reducir el humo incorpora el combustible poco a poco.
  9. No eches carbón o madera nueva después de poner la carne en la parrilla.
  10. Comienza a cocinar cuando la brasa está todavía roja pero empieza a volverse gris. Para cogerle el punto muchos cocineros acercan la mano a la parrilla -a la altura de la carne- y tratan de aguantar 10 segundos. Cuando los soportan bien la brasa está lista.
  11. Puedes poner alguna hierba aromática (romero, tomillo…) en los laterales de la barbacoa.
  12. Coloca las piezas de carne en la parrilla y deja que se hagan tranquilamente sin tocarlas ni darles la vuelta continuamente.
  13. El carbón prende cuando le caen gotas de grasa. Mueve la carne a otra parte de la parrilla para que no le alcancen las llamas.
  14. Cuando la carne esté asada aproximadamente por la mitad de su espesor puedes darle la vuelta. La segunda vuelta debe durar menos que la primera.
  15. Antes de darle la vuelta a la carne echa sal gruesa por el lado crudo. De esta manera se formará una pequeña costra encerrando dentro los jugos.
  16. Antes de que acabe el tiempo de cocción puedes llevar la carne a la parte más alejada de las brasas para que alcance el punto deseado sin llegar a quemar el sellado.
  17. Asa la carne un punto menos de lo que buscas para que quede jugosa y sabrosa. Para una carne de 4 cm de ancho se considera que con 4 minutos está poco hecha; con 7, a punto; con 9, a punto más y con 11, bien hecha.
  18. Deja reposar la carne 5 minutos antes de cortarla.
  19. Puedes acompañar la carne de vegetales asados: patatas, cebolla, pimientos, tomates, calabacín, berenjenas y espárragos. Las patatas tardan más tiempo en cocinarse: no les quites la piel, lávalas bien, envuélvelas en papel aluminio y ponlas junto al carbón.
  20. Cuando la parrilla esté fría límpiala con un trapo viejo y un poco de aceite. Deposita las cenizas en un cubo metálico por lo menos 48 horas antes de tirarlas a la basura.

Espero que estos consejos te hayan resultado útiles para poder preparar tus barbacoas, sin miedos o dudas que te paralicen. Si te interesa, también puedes leer nuestro post sobre los cortes de carne más adecuados para tus barbacoas.

Y ahora, dime, ¿tienes alguna pregunta sobre la manera de preparar carne a la parrilla que no haya resuelto en estos 20 trucos?, ¿hay algún aspecto más que te preocupe a la hora de hacer las brasas? Te leo en los comentarios 🥰

P.D. Por cierto, si quieres probar nuestras terneras, en mordestefoods.com puedes comprar fácilmente carne para hacer a la parrilla:

Selección de carnes para barbacoa