Con la llegada del verano no apetece tanto comer platos demasiado contundentes y calientes que nos dan más calor aún. Tenemos claro que el pescado y el marisco  fresco ocupará un lugar especial en nuestra cocina. ¿Pero sabemos cuál comprar?

Estamos en la temporada reina de la merluza; aunque la podamos comprar todo el año, ahora está excelente. También el rape está en su momento, aunque la verdad es que lo podemos aconsejar durante prácticamente todo el año. Pero por encima de todo, lo que deberíamos hacer es aprovechar estos meses para comprar pescados azules como el bonito del norte, la sardina, el sargo o el jurel.

Para una ocasión especial : mero, dorada y lubina (salvajes, ojo), besugo, y como no en julio: virrey y cabrachos. Son aciertos seguros, si bien ahora se disparan un poco de precio debido al tirón de la demanda de productos del mar que tiene la restauración.

En mariscos: todos salvo la vieira fresca y la centolla que no volveremos a ver hasta Navidades. Destacamos los que se pueden volver a capturar desde esta semana: nécora de la ría, pulpo de la ría, bogavante de la ría y camarón de la ría. ¡Y que no nos falte por favor esa tapita de percebes!