Enviamos a España y a Europa ❤️ Gastos de envío reducidos a partir de 70€ y gratis a partir de 130€ en Península. Más información.

Pescado de lonja
Lubina salvaje
Elige tus opciones:

Tamaño

¿Cómo te lo preparamos?


Nº de piezas  

17,40
IVA INCLUIDO
EL KILO TE SALE A 29,00 €
Añadir al carrito
  • PESO JUSTO:
    Seleccionamos tu producto, lo pesamos y te abonamos la diferencia.
  • GASTOS DE ENVÍO:
    Gastos de envío 7,95€. Envios GRATIS
    a partir de 130€. (Oferta válida para España peninsular)
  • CONSULTA LAS OPCIONES DE ENVIO AQUÍ

La mayor parte de las lubinas que se ven en los mercados provienen de piscifactorías y están disponibles todo el año. De entre las salvajes, muchas no son propiamente de costa.

Nuestra lubina es capturada en el litoral gallego, muy cerca de la costa, pues a este pez le gusta nadar por los arenales y las zonas rocosas. Seleccionamos siempre los ejemplares de mejor calidad, los que proceden de la pesca artesanal gallega.

Esta lubina es de calidad superior por su frescura y su alimentación.

La lubina es un pescado que sufre variaciones de precio muy grandes a lo largo del año. Aunque está siempre exquisita, es en los meses de primavera y otoño cuando alcanza su mejor estado ya que es cuando más grasa acumula en su cuerpo. Con todo, la lubina, róbalo, llobarro o llop es, en general, uno de los pescados blancos más magros que existe. Su sabor tan fino y la escasez de espinas hacen de este pescado una muy buena opción para los menús infantiles.

En los mercados de España solemos encontrar fácilmente lubinas de ración. Sin ser una mala opción, nosotros recomendamos las más grandes, ideales para preparar al horno o a la sal. ¿Nuestro consejo?: Escoge un ejemplar de entre 1,5 – 2 kg para cuatro personas, prepáralo con sus escamas, bajo una costra de sal o a las brasas de carbón vegetal, y marídalo con un buen vino blanco, fresco y con personalidad.

Cómo comprar lubina salvaje al mejor precio | Róbalo | Llobarro | Llop | Lupia

  • Nosotros te cobraremos el importe correspondiente al valor superior del tamaño que hayas elegido, y cuando te enviemos el albarán con el peso definitivo, te abonaremos la diferencia. Si quieres algún peso en particular, déjanos un comentario y trataremos de escogerte el más ajustado.
  • Recuerda que, cuando limpiamos un pescado siempre hay mermas, igual que en la pescadería tradicional.

Ficha técnica

Nombre científico: Dicentrarchus labrax
Origen: FAO 27 Subzona IXa Aguas portuguesas y gallegas
Método de producción: Capturado
Arte de pesca: Sedal, palangrillo
Denominaciones comerciales: Lubina salvaje, robaliza, furagaña, llobarro, llop, chova, lupia
Temporada: De noviembre a marzo

Es un pez de gran belleza, espléndidamente conformado para la natación. Los griegos decían que la lubina era "hija de los dioses". A los romanos les recordaba al lobo, por su voracidad y su forma de atacar rápido a sus presas. Los exquisitos de la Roma imperial se vanagloriaban de preferir las lubinas pescadas entre los dos puentes del Tíber. La consideraban un plato de lujo por su atractivo aspecto, sabor fino y suave textura. Los ejemplares más jóvenes de la lubina tienen puntos negros dispersos por sus lomos que desaparecen con la edad.

 

Puedes conservar la lubina entre 0 y 4 ºC, guardada y cerrada. Cuanto antes la consumas, mayores serán sus propiedades. Para un consumo en crudo, recomendamos congelarla a temperatura inferior a -20ºC durante mínimo 5 días.

La lubina salvaje de nuestras costas batidas por el océano Atlántico se alimenta de pequeños crustáceos que le aportan su refinado y fino paladar. 

La lubina salvaje es un pez plateado y ovalado, de impresionante presencia si se prepara a la sal, y con una carne firme, blanca y muy sabrosa. Por regla general, la lubina se prepara entera a la brasa o al horno, pero también se puede filetear y cocinar como si fuera una merluza. Combina perfectamente con todo tipo de verduras. También se suele preparar la ventresca y huevas aparte.

El sabor de la lubina es muy tenue y delicado. Es bastante común verlo enmascarado por especias poderosas como en la archiconocida “Lubina al hinojo”, en la que se introducen unas briznas de hinojo a través de unas incisiones realizadas en los lomos de la lubina. Conviene ser prudente con la cantidad de hinojo que se le pone y no estropear un plato tan suculento. 

La lubina es también un plato típico de Navidad, que en general, admite las mismas preparaciones que la dorada salvaje.

A nosotros nos gusta mucho la lubina salvaje y, como en el caso del rodaballo, la apreciamos más cuanto más sencilla es su preparación, cocida en su punto, ni rosada, ni seca, con unas patatas del país. Único adorno – un chorro de aceite virgen de oliva. Se admite ponerle un poco de jugo de limón, nada más, en serio. Servida acompañada de unas almejas y regada con un buen vino blanco será un plato al que nadie se podrá resistir.

Los usuarios también vieron...
¿Qué estás buscando?
Nuestra recomendación
¿Qué estás buscando?