Como cada año en estas fechas se disparan los pedidos de los pescados finos. Uno de los más demandados es la lubina, pero ¿qué lubina comprar? Hay muchas diferencias de calidad y precio según sean lubinas salvajes o de cultivo. Además, dentro de las salvajes, influye mucho el arte de pesca utilizado.

Para ayudarte a navegar en este mundillo hemos recopilado las diferentes maneras de capturar las lubinas, vamos al lío:

Por método de producción distinguimos entre las capturadas en el mar (las salvajes) y las criadas (en estanques o en esteros).

 

Comenzamos con las más apreciadas por su sabor y textura, las lubinas salvajes.

Su precio es muy variable según el arte de pesca utilizado y su tamaño (las más valoradas son las de más de 2 kg).
Por regla general, la lubina salvaje se pesca al curricán, con palangrillo, con redes de enmalle (cercos, trasmallos y miños) o con redes de arrastre.

En Mordeste seleccionamos lubinas de anzuelo capturadas al curricán o con palangrillo.

  • La lubina pescada al curricán costero es la de mayor calidad ya que se captura de forma individual.

Se pesca con anzuelo, no se deteriora al izarla y no se amontona en el barco, quedando su carne y sus escamas intactos. Al poco de sacarla del agua está tiesa como un palo.

Este tipo de pesca sostenible permite devolver al mar las piezas más pequeñas o con huevas.

  • El palangrillo es otra modalidad de pesca con anzuelo utilizada en las embarcaciones de artes menores, siendo normalmente barcos de pequeño tamaño que faenan cerca de la costa.

Este arte consiste en un largo cabo principal del que cuelgan sedales más cortos rematados por un anzuelo. La línea se larga a favor de la corriente y se deja pasar un tiempo mientras el barco se aleja. El barco se vuelve a acercar y se va subiendo el palangrillo, desenganchando los peces manualmente.

Este arte de pesca es respetuoso con el medioambiente, los anzuelos varían de tamaño y de tipo de cebo según la especie que se desea capturar. Es cierto que presenta algún problema de capturas accidentales, pero mucho menor que en la pesca con red.

A diferencia del curricán, en el palangrillo el pescado queda más tiempo colgado del anzuelo y eso le aporta un grado mayor de estrés por lo que su carne puede resultar un punto más blanda.

Las lubinas salvajes también se pescan con redes (de enmalle o de arrastre).

  • El trasmallo es un arte de enmalle fijo al fondo formado por tres paños de red superpuestos. El cerco es otro arte de enmalle que consiste en el lanzamiento desde la embarcación de una red unida por un extremo al barco. El barco avanza rodeando la zona donde están los peces para recoger el otro extremo de la red.

Tanto el trasmallo como el cerco son artes de pesca artesanales pero no diferencian tanto los pescados capturados como cuando se pesca con anzuelo.

La lubina capturada con redes por embarcaciones de bajura es muy fresca, de eso no hay duda. Sin embargo, la cantidad de pescado capturado obliga a colocarlo uno sobre otro en el barco, llegando a perder escamas y firmeza de la carne.

La lubina así capturada también puede machacarse al quedar enganchada en la red o por los golpes que se da con los otros pescados al izar las redes. Además, puede perder calidad por las horas que pasa muerta en el mar.

  • Las redes de arrastre se dejan caer al mar y se “arrastran” durante el trayecto del barco, capturando todos los peces que encuentran por el camino.
Este arte es industrial y es el menos selectivo de todos.

 

La lubina procedente de la acuicultura se puede criar en ecosistemas naturales o en estanques.

La lubina cultivada es la dominante en el mercado por su relación calidad – precio.

  • La lubina criada en estanques de crianza intensiva suele crecer en un entorno controlado. Su alimentación, hábitat y reproducción están en manos del hombre.

Por su alimentación y escasa movilidad tiene mayor contenido en grasa que la salvaje.

  • La lubina de estero tiene también más grasa que la salvaje y ese plus de sabor que le aporta la alimentación natural (o suplementada con piensos específicos) y la salinidad del agua.

En los esteros la densidad de peces nunca es mayor a 5 kg por m3, a diferencia de los hasta 25 kg por m3 a los que se llega en las piscifactorías tradicionales.

 

Si quieres comprar lubinas, bien sea para hacer al horno o a la brasa, es importante que conozcas las diferencias entre las diferentes opciones que hay en el mercado. Y sobre todo que, elijas las que elijas, te asegures que sean super frescas.

En Mordeste somos especialistas en pescados salvajes de las rías gallegas. Visita nuestra tienda online mordestefoods.com, estaremos encantados de ayudarte.

Ahora que ya sabes un poquito más esperamos que puedas comprar con conocimiento.

¿Eras consciente del valor que tiene el arte de pesca utilizado? ¿Prestabas atención a esos detalles a la hora de comprar pescado? Te leo en comentarios