El marisco y el pescado inician la escalada de precios hasta alcanzar niveles que en Navidad serán, en muchos casos, el doble o incluso el triple de los precios habituales.

Anticípate a las subidas de precio de los productos más vendidos en navidades y hazte ya con alimentos de calidad. Ahorrarás mucho dinero.

¿Compro ya el marisco y el pescado para las navidades?

Comprar ahora el marisco y el pescado es una muy buena opción porque:

  • En los días clave de la Navidad su precio está por las nubes.
  • Cuando hacemos las compras de último minuto solemos o comprar más, o quedarnos cortos.
  • Además corremos el riesgo de no escoger alimentos de calidad.

Marisco de Navidad: compra ahora, cuece, congela y ahorra

Aunque todavía te parezca pronto para realizar las compras de navidad, aquí en Origen los motores de las lonjas han empezado a calentar. En estas fechas los precios suelen elevarse ya que la demanda se dispara en pocas semanas.

Todos los años recomendamos a nuestros clientes que empiecen a comprar cuanto antes para que no les salga el convite por un ojo de la cara: nada mejor en estos días que adquirir productos frescos y congelarlos en casa. Siempre que se realice bien, la congelación doméstica no plantea ningún problema.

Como dijo Paul Bocuse: —Si congela usted gloria, comerá gloria; si congela basura, comerá basura —. Recuerda que, tanto en navidades como en verano, la calidad se paga.

¿Qué pescados puedo congelar?

Puedes conservar en el congelador los pescados blancos tres meses y los azules un mes. Los pescados pequeños (sardinas, boquerones…) se pueden congelar, pero a nosotros no nos gusta mucho la calidad de los pescados menudos descongelados.

Dentro de los blancos, los que mejor congelan son los pescados de textura fina como los planos. Por el tipo de su carne se pueden dejar en el congelador hasta 3 meses.

Los grasos, los que se separan en láminas como el salmón, el bacalao, la merluza y el pescado azul, pierden jugos y se ablandan pasado el mes de congelación.

Importante: no debes congelar nunca un pescado que haya sido previamente descongelado al menos que lo cocines antes a altas temperaturas.

Consejos para congelar el pescado

  • Antes de congelarlo, el pescado debe estar descamado, eviscerado y envasado al vacío. En Mordeste te lo limpiamos y preparamos cómo desees.
  • Si manipulas el pescado al recibirlo, recuerda que la superficie de trabajo y tus manos deben estar limpias.
  • Congela siempre los pescados bien ordenados en posición horizontal. Si puedes, respeta unos espacios entre pescado y pescado (o entre marisco y marisco).
  • Sigue un orden: congela primero tu pescado y marisco en el cajón superior del congelador. Acortarás el tiempo de congelación. Una vez congelado pásalo a su compartimento definitivo. Lo ideal es tenerlos ordenados por tipo de producto, y si el espacio de tu congelador lo permite, por producto y por fecha de congelación.

Si piensas preparar un fumet, congela la espina central y la cabeza por separado.

¿Qué mariscos puedo congelar?

Las centollas, las nécoras, los bueyes de mar, los bogavantes o los camarones son los mariscos que mejor admiten la congelación. Por eso, comprar estos crustáceos con antelación y congelarlos es una de las opciones más acertadas. Los podrás conservar en el congelador entre uno y dos meses.

Consejos para congelar cada tipo de marisco

Empezamos por los reyes de las mariscadas, los grandes crustáceos como la centolla, el bogavante, el buey, la langosta y las nécoras. Cuécelos primero, espera a que enfríen y envuélvelos en un paño humedecido con el agua de cocción (no te olvides de escurrir bien el paño). A continuación, envuélvelos con papel film bien apretado para que no quede aire encapsulado (si tienes máquina, puedes envasarlos al vacío).

Congela las centollas y los bueyes de mar con las patas para arriba, así no perderán su caldo durante el proceso de congelación. Puedes congelar el bogavante y la langosta pelados o sin pelar.

Congela los crustáceos pequeños (gambas, langostinos, cigalas y camarones) como sus hermanos más grandes, salvo cuando los vayas a preparar a la plancha, que los congelarás crudos. Si congelas la cigala en crudo puede que se ennegrezca un poco la cabeza.
Si dejas más tiempo de lo recomendable el marisco en el congelador la carne estará más reseca. Para evitarlo puedes desmenuzar las piezas y congelarlas envueltas en un paño, pero siempre dentro de un recipiente hermético. Servirán para sopas, salsas o salpicones.
Los mariscos bivalvos como son el berberecho, la volandeira, las navajas, las almejas … ya vienen depurados y bien limpios. Sólo debes pasarlos por agua bajo el grifo para eliminar las babas y limpiar las conchas. Congélalos en vivo pero con mucho cuidado, revisándolos de uno en uno para que no se te escape alguno muerto y evitar así problemas serios. Muy importante también, debes cocinarlos inmediatamente después de su descongelación.
Nuestro consejo es que, si tienes la posibilidad, no congeles los bivalvos, la carne siempre merma un poco y no quedan tan ricos como recién comprados.
Importante: no congeles los bivalvos que vayas a consumir crudos, como la almeja fina cuchillo, la navaja o las ostras. Tampoco recomendamos congelar los percebes ni los mejillones.
Y para acabar con los mandamientos del buen cocinar el marisco, un truco para que te quede espectacular: respeta los tiempos de cocción de cada especie. Con tu compra recibirás un enlace en el que te daremos un montón de tips sobre cómo preparar y cocinar el marisco.

Cómo congelar el pescado y el marisco en casa: tu congelador

La mejor forma de hacerlo es por ultra congelación, un proceso en el que se alcanza una temperatura de 0 a -5ºC en menos de dos horas. Como en casa no disponemos de esta tecnología, nos trataremos de acercar lo máximo a este proceso siguiendo estos consejos:

  • Ante todo, fíjate en las estrellas de tu congelador. Si es de 3 estrellas, es apto sólo para la conservación de productos congelados. Con un congelador de 4 estrellas puedes congelar pescado y marisco fresco y conservarlo en torno a unos -18ºC.
  • Si tu congelador tiene 4 estrellas, te recomendamos que pongas el termostato a máxima potencia unas 5 horas antes de poner los alimentos dentro y que lo bajes a -18ºC otras 5 horas después. De esta forma se congelarán más rápido, conservando así todas sus propiedades. De lo contrario, pueden formarse cristales de hielo, haciendo que pierdan más líquido del habitual al descongelarlos.
  • También debes tener en cuenta no congelar demasiado volumen de alimento de una sola vez, ya que se producirían oscilaciones de temperatura en el congelador.
  • Debes congelar tu pescado y marisco tan pronto como lo recibas para que no pierda sus cualidades. En Mordeste te lo entregamos apenas 24 horas después de la subasta, con lo que no puede ser más fresco.

Cómo congelar el pescado y el marisco: el envasado

Congela entero lo que vayas a cocinar entero. Si es troceado, que sea porque quieras descongelar el pescado por raciones, porque no lo vayas a cocinar todo el mismo día. Si no, es preferible que lo congeles entero y lo trocees una vez descongelado. Se conservará mejor.

Si no tiene etiqueta, escribe en la bolsa el contenido y la fecha de congelación. Si es un pescado Mordeste, llegará a tu cocina correctamente etiquetado.

En nuestra tienda online nos puedes pedir el pescado envasado al vacío, ya sea entero o por raciones. Recuerda dejarnos tus instrucciones para el envasado en la casilla “alguna observación adicional” que encontrarás en el momento de comprar tu pescado.

¿Cómo descongelar el pescado y el marisco?

Intenta descongelar siempre en la parte menos fría de la nevera para que el proceso sea más lento y el pescado o marisco conserve mejor sus propiedades, mínimo 12 horas (preferiblemente 24h) antes de cocinarlo.

Lo ideal es descongelar los alimentos en una bandeja de descongelación o recipiente que recoja el agua que vayan soltando.

Importante: nunca descongeles a temperatura ambiente. Esta práctica muy extendida favorece el desarrollo de bacterias.

Una vez descongelado, si tienes que esperar un poco más antes de cocinarlo, lo recomendable es que lo muevas a la parte más fría de la nevera. Deberás consumirlo dentro de las 24 horas siguientes. Si no, lo mejor es que lo cocines y lo conserves cocinado.

¿Cómo congelar la carne?

Cualquier tipo de carne puede congelarse y aguantar las bajas temperaturas más tiempo que cualquier otro producto. Lo que sí que no es aconsejable congelar son los fiambres y embutidos.

Si eres capaz de digerir todo esto, estarás listo para dar carpetazo al miedo de congelar alimentos naturales para Navidad. ¿Hay algún aspecto más que te preocupe a la hora de congelar para ocasiones especiales? Te leo en los comentarios.